Yo-Soy-Original-Entrada

Renovación de marcas y técnicas parasitarias

mayo 2, 2017|Publicado por: Uncategorized

En los últimos tiempos, y sobre todo en los casos de renovación de expedientes, nuestros clientes nos han venido refiriendo prácticas de dudosa moralidad de algunas empresas que, sin importarles si el titular ya está representado o satisfecho con la agencia de su elección y con evidente menosprecio del trabajo del equipo humano de la agencia en cuestión, pretenden captar clientes mediante el “todo vale”, adelantandose a las notificaciones de su proveedor habitual. Éstas, y otras “Técnicas parasitarias” más retorcidas, nos han forzado a escribir este post a título informativo.

Cada semana atendemos decenas de consultas relacionadas con estafas relacionadas con pagos fraudulentos a los organismos oficiales de Propiedad Industrial, consiguiendo que la incidencia de este tipo de pagos inútiles para el solicitante o titular de una marca sea cada vez menor.

Más aún, hemos conseguido que los pocos clientes que por descuido o buena fe realizaban esos pagos (entre 800 y 3000€) recuperen su dinero, gracias en parte a que las propias oficinas bancarias e incluso la Policía Nacional y la Oficina Española de Patentes y Marcas han llegado a difundir nuestras publicaciones y advertencias en contra de este tipo de táctica filibustera, que genera confusión y muchas horas de asesoramiento y auditoría imposibles de cuantificar económicamente.

Pues bien, en los últimos tiempos también hemos tenido que incrementar nuestro servicio al cliente defendiendo las gestiones realizadas, cuando llega el momento de realizar la renovación del decenio correspondiente.

La mayoría de las Agencias Oficiales de Propiedad Industrial realizamos la vigilancia de las marca que tenemos en cartera durante 10 años, comunicando incidencias y fechas de renovación, cambios legales, así como asesorando y resolviendo dudas relacionadas con múltiples casuísticas. Es un servicio que viene incluido en los honorarios abonados. Sin embargo, existen otro tipo de empresas, la mayoría de ellas sin colegiación oficial, que desde un año antes de la fecha de renovación de la marca intentan encontrar en agencias de la competencia sus nichos de mercado, pretendiendo captar con técnicas comerciales, en ocasiones muy agresivas, expedientes pertenecientes a otras empresas.

Hemos de tener en cuenta que las marcas nacionales pueden renovarse desde 6 meses antes de la fecha en que fueron solicitadas teniendo otros 6 meses más para realizarlo con recargo. Nuestros clientes nos han referido todo tipo de prácticas cuestionables, desde el envío de cartas certificadas justo un año antes de la fecha tope hasta las llamadas directas a departamentos contables, a veces incluso haciéndose pasar por la Agencia Oficial que tiene la representación del expediente o por la propia Oficina de Patentes y Marcas, instándoles a renovar lo antes posible con tarifas muy por debajo del precio de mercado. Estas empresas aseguran que prestaran los mismos servicios que su agencia actual a pesar del bajo coste. Como han podido comprobar los que han caído ante estas practicas, esta promesa queda muy lejos de la realidad.

Es por ello que nos permitimos llamar a estas estratagemas con el término de “Técnicas parasitarias” dado que solo captan clientela de otras que han trabajando para un cliente durante 10 años (como mínimo, en nuestra cartera figuran marcas de inicios del siglo XX) amparándose en la publicidad de los datos en los boletines públicos y herramientas de spam.

Todas las empresas que realizan estas actividades tienen un denominador común. No realizan el pago de la renovación hasta la última semana de vigencia de la marca, con lo que el titular sigue recibiendo llamadas y avisos de su actual agencia y previsiblemente de otras, donde se le informa de que según las bases de datos de la Oficina de Patentes sigue sin pagar, cuando en algunos casos han pagado ¡un año antes! De esta manera, estas empresas se financian durante todo ese tiempo a costa del dinero que previamente se les ha pagado para renovar la marca, pero del que no se desprenden hasta las últimas fechas de vigencia del expediente, con el consiguiente riesgo de recargos o incluso de caducidad de la marca. Hemos tenido casos de solicitud de devolución de pagos que nunca se han llegado a producir.

Así pues recomendamos a todos nuestros clientes y propietarios de marcas registradas en general, que solo gestionen sus registros con empresas de su total confianza y con solvencia reconocida, y que siempre exijan la identificación de la persona con la que están contactando, así como el pago de la renovación de forma inmediata con los consiguientes comprobantes de pago ante el organismo pertinente.

Deja un comentario


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*



*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies